Clases virtuales para equipos comerciales Clases virtuales para equipos comerciales

Clases virtuales de idiomas para equipos comerciales

Judit Martos

Por Judit Martos. Síguenos: LinkedIn Facebook Twitter
Communications Manager
Publicado el 16/01/2020


Clases virtuales de idiomas para equipos comerciales

Las clases virtuales son la opción preferida para las personas trabajadoras a la hora de formarse a distancia, según un estudio realizado por Cegos, consultora líder internacional en formación y desarrollo. Las estadísticas muestran que el 41% de las empresas que optan por el aprendizaje digital ya han utilizado las aulas virtuales.

Las ventajas que ofrecen las clases virtuales para aprender idiomas hacen que este tipo de formación sea la metodología ideal para empresas con un equipo comercial con movilidad geográfica y horarios complejos.

Te contamos cómo funcionan las clases virtuales de idiomas y qué ventajas obtendrá tu equipo.

¿Cómo son las clases virtuales de Ziggurat Escuela Corporativa de Idiomas?

En Ziggurat, las clases virtuales se realizan a través de una plataforma especializada para hacer videoconferencias que, además de mostrar a la otra persona (o personas), permite compartir la pantalla, enviar documentos y chatear. Asimismo, es muy fácil de usar y tiene disponible una app para tabletas y móviles.

En general, recomendamos sesiones de 60 minutos para las clases individuales y de 90 minutos cuando son grupos reducidos (con dos o tres personas). De este modo, nos aseguramos de que las clases individuales sean amenas y de que todas las personas tengan la oportunidad de participar en las sesiones grupales.

A nivel didáctico, tratamos las clases virtuales como cualquier formación presencial. Todos los cursos disponen de su propio plan de estudios personalizado según las necesidades y objetivos del alumnado. Nuestro sistema pedagógico combina el aprendizaje guiado por profesorado nativo y coaches online, el aprendizaje social y el autoestudio.

Las clases de idiomas son prácticas, tienen continuidad y están ligadas entre ellas. Repasar lo aprendido en la sesión anterior para consolidar conocimientos e incidir en aquellas actividades que la persona no puede realizar sola son puntos clave para aprovechar al máximo la formación.

El profesorado orienta las clases a trabajar aquellas habilidades lingüísticas que la persona necesita mejorar con más urgencia o en las que tiene menos nivel.

Ventajas y desventajas de las clases virtuales

Aún hay personas reacias a este tipo de formación ya que asocian las clases virtuales con el e-learning. Sin embargo, con él solo comparten ser una actividad remota, sin desplazamientos. Y, a diferencia de los cursos online, la formación virtual es una actividad síncrona con características más parecidas a los cursos presenciales a nivel pedagógico.

  • Horarios personalizados. Las opciones a nivel de horarios son más amplias, aunque es necesario tener un calendario establecido. Realizar las clases el mismo día de la semana y a la misma hora garantiza tener al mismo profesor o profesora, continuidad y seguimiento pedagógico.
  • Sin desplazamientos. Las clases virtuales pueden realizarse desde cualquier parte: en la oficina, en casa o en el hotel donde nos alojamos cuando viajamos por trabajo.
  • Continuidad pedagógica. Cuando el alumnado tiene que viajar es muy fácil seguir el curso gracias a la flexibilidad de ubicación y la posibilidad de cambiar algunos horarios (si es realmente necesario).
  • Personalización. El hecho de realizar clases individuales o en grupos reducidos permite ajustar al máximo los contenidos de la formación y adaptarse mejor a las necesidades y objetivos del alumnado, que se verán reflejados en su plan de estudios.
  • Conexión de distintas ubicaciones. Las clases virtuales permiten organizar formaciones con personas que trabajan en diferentes oficinas. De este modo, podemos agrupar a personas con el mismo nivel y optimizar el presupuesto disponible para formación de idiomas.
  • Aprendizaje tecnológico. Conocer una plataforma de videoconferencias y sus múltiples funcionalidades permite adquirir nuevos conocimientos a aplicar en otros ámbitos.
  • Salir de la zona de confort. Gracias a las clases virtuales, el alumnado practica nuevas situaciones comunicacionales, potenciando nuevas habilidades y mejorando su capacidad de expresión.

Realmente, no se nos ocurren desventajas para aprender idiomas con las clases virtuales de Ziggurat. Si lo quieres llamar inconveniente, podríamos decir que, para asistir a las clases de forma remota, independientemente del lugar, es esencial disponer de una buena conexión a Internet, ya sea por cable o señal wifi. O que en las primeras sesiones puede parecer que la relación entre profesorado y alumnado es más fría que en la formación presencial, sensación que desaparece después de varias clases.

Como ves, aprender idiomas con las clases virtuales de Ziggurat es una opción que se adapta a cualquier tipo de empresa y, especialmente, a organizaciones con equipos de trabajo con poco tiempo para asistir a clase o con ubicaciones distintas, como el equipo comercial o de ventas.

Si aún tienes dudas, contacta con nosotros para ampliar información o solicitar presupuesto sin compromiso.

Quiero solicitar un presupuesto

Nueva llamada a la acción
Pinterest LinkedIn Share on Google+